Ricardo López Toledo La paz mundial

Se desconoce por completo el lugar y el año de nacimiento de Ricardo López Toledo. Algunos especialistas apuntan a que hay indicios de sus primeros trabajos durante las Guerras de Yugoslavia, pero esto no son más que conjeturas basadas en las palabras de Slobodan Milosevic en 1951, cuando solo contaba con 10 años: “mamá, ¿quién es ese tipo de ahí?”. También posee una excelente visión comercial para los negocios online, aunque nunca le ha gustado lucrarse con ello: fundó IMDB y Google. Por lo demás se le suele ver por el inframundo, rodeado de serpientes venenosas y alguna que otra porción de pizza.

No me des el palo, no me seas Severiano

Siempre que comento que me gusta mucho el disco de Juan Antonio Canta alguien responde entre esputos: Eseeseldeunlimónymediolimón ¿no? ¿Te gusta eso? A lo que yo suelo responder retirándole la palabra, la amistad y, en ocasiones, la vida.

Supongo que la mayoría se acuerda de él, un tipo de gafas y gesto serio que se hizo tremendamente popular por aparecer en Esta noche cruzamos el Mississipi, al auspicio del gran mecenas de la época: Pepe Navarro. La cuestión es que, aparte de recomentar el maravilloso disco del que hablaba antes (Las increíbles aventuras de Juan Antonio Canta), hay días en que algunas de sus canciones deben sonar con toda la fuerza que se merecen.

2 respuestas a “No me des el palo, no me seas Severiano”

  1. Balbino Ruiz dice:

    Gracias por recuperar esta maravilla en un momento tan oportuno. He tenido la canción rondando por la cabeza durante todo el fin de semana, pero era incapaz de pasar de la segunda estrofa… la memoria se me iba a lo de “Fermín Cacho, parece buen muchacho”. El pobre Severiano era tan discreto que, a pesar de ser una estrella mundial, siempre aparecía alguien para robarle el protagonismo.

    Y a quienes tengan prejuicios contra el disco de Juan Antonio Canta, que les den. Allá ellos, no saben lo que se pierden.

    • Ricardo López Toledo dice:

      No había reparado en la acertada reflexión sobre el segundo plano de Severiano, interesante. Y como siempre, Juan Antonio Canta yendo dos kilómetros por delante del resto. ¡Qué tío!

      Un día, no muy lejano, dedicaremos un post por aquí sobre ese maravilloso disco.

Deja un comentario